10:49
Sábado
20/07/2024
Pronóstico de Tutiempo.net





El alcohol y la sexualidad se relacionan. Basta imaginar el encuentro de una pareja con una copa de vino, de champán o un trago de por medio. O la “previa” que suelen hacer los jóvenes antes de ir a la fiesta. Pero, ¿qué tan saludable es que se asocien?

Para empezar, hay que tener en cuenta que el sexo comienza en el cerebro, un órgano cuyas funciones no responden como debieran una vez que el alcohol entra en juego. “Es necesario que surja este deseo para que entremos en fase de excitación”. El deseo puede ser inducido por diferentes factores externos como un olor, unas palabras o una caricia, etc. 

Para ello, es importante que la mente esté conectada con el cuerpo: “El hecho de que en el sujeto haya una buena integración entre lo psíquico y lo corporal es un signo de buena salud”. Sin embargo, con una ingesta alcohólica, la activación del deseo, que empieza siempre con un pensamiento, se altera.

Los efectos desinhibidores y estimulantes que tradicionalmente se asocian al consumo de alcohol, hacen que esté muy extendido su uso como aderezo de las relaciones sexuales. Sobre todo, en esos primeros encuentros donde su empleo puede ayudar a traspasar barreras y a superar inseguridades.

Pero, eso sí, superadas las barreras, conviene conocer las contraindicaciones de una sustancia que tiene el riesgo de convertir una noche de pasión en un tropezón frustrado.

El alcohol inhibe partes específicas de nuestro sistema nervioso central, que es el encargado de transformar los estímulos sexuales que recibimos del entorno en excitación y favorece que se alcance orgasmo.

En los hombres esto se traduce en:
- Dificultades para mantener la erección debido a una disminución de riego sanguíneo en el pene, con la consiguiente ansiedad que esto genera. En algunos casos, el miedo a que vuelva a suceder podría ser la causa de una problemática de disfunción eréctil en el futuro.
- Retraso en la eyaculación o, dicho de otra forma, que al hombre le cueste mucho llegar al orgasmo. No se trata de aguantar más tiempo sino de la calidad del encuentro sexual. Y si debido al efecto anestésico del alcohol se reduce la sensación de placer y se dificulta el orgasmo, está claro que la calidad del encuentro se verá afectada.

Y en las mujeres, un consumo excesivo de alcohol:
- Puede disminuir la lubricación en la vagina, debido a la falta de riego en la zona y a la deshidratación que produce el alcohol.
- Y puede retrasar el orgasmo o que, cuando se produzca, se sienta con menos intensidad. El efecto sedante del alcohol hace que disminuya la capacidad de percibir las sensaciones placenteras y que se altere su capacidad para excitarse.

 

¿Entonces?

 

No nos pongamos alarmistas: el alcohol no es el enemigo, pero el exceso sí que lo es. Un consumo moderado puede ayudar a disfrutar del juego sexual porque nos relaja y hace que nos sintamos más confiados y seguros en la cama. El problema es cuando bebemos tanto alcohol que al día siguiente no nos acordamos de si disfrutamos o no, y que, en casos más extremos, nos lleve a exponernos a situaciones en las que se ponga en peligro nuestra integridad física o moral (por ejemplo, contagio de enfermedades o haber accedido a tener sexo sin estar seguro de ello). Acostumbrarse a tener relaciones bajo los efectos del alcohol puede generar dependencia y que acabe siendo necesario para poder abandonarse y dejarse llevar en el terreno sexual.

Y para dejarse llevar… existen otras fórmulas más saludables que pasan, entre otras cosas, por conocerse a uno mismo y saber lo que realmente te produce placer, darte el permiso para disfrutar de tu cuerpo o, en caso de bloqueos, buscar ayuda para superarlos. El alcohol en su justa medida puede ser un complemento ocasional, jamás el medio para gozar del sexo.

Fuente: Diario22.ar, Medline Plus y Archivo personal

Consultor Medico: Dr. Rene A. Triviño G. - M.P. 5812 - Medicina Integrativa

 







Noticias relacionadas

19-07-2024   La levadura de cerveza es un producto derivado de la fermentación de cereales como la cebada ...
17-07-2024   Se dice que caminar después de comer (almorzar o cenar) es de lo mejor que ...
16-07-2024   La microbiota o microbioma es el conjunto de microorganismos (bacterias, hongos, virus) que viven en ...
15-07-2024   La hierba de San Juan o Hipérico (Hypericum perforatum), es una hierba nativa de ...
12-07-2024  El hígado es el órgano de mayor tamaño y complejidad metabólica del cuerpo. Posee una ...
11-07-2024   El ghee es un tipo de manteca o mantequilla clarificada que aporta nutrientes, ayuda ...
10-07-2024  Seguramente más de una vez te han recomendado un buen plato de caldo de pollo ...
09-07-2024   El taichí chuan nació en China, cuando algunos maestros medievales aplicaron a las artes ...
08-07-2024   Cuando se usan de forma adecuada y con conocimiento de los peligros y riesgos ...
05-07-2024   Ahora que empieza el buen tiempo ya sí que no tienes excusa: saca tus ...





2024 - Todos los derechos reservados