23:39
Sábado
20/04/2024
Pronóstico de Tutiempo.net





El azúcar ha pasado a ser el centro de atención cuando hablamos de alimentación saludable. Tiene tanto detractores como defensores a ultranza. ¿Quién tiene la razón?

El azúcar blanco tiene un gran peso en la dieta. Lo encontramos en el azúcar de mesa que usamos para endulzar otros alimentos y, además, está presente en innumerables alimentos procesados, incluso en los más insospechados.

Últimamente, han crecido las voces alertando de sus efectos negativos, e incluso se ha llegado a hablar de él como de un veneno. Sin embargo, también hay quienes defienden un consumo moderado.

El cuerpo necesita azúcar: uno de los mitos más extendidos

De seguro, este es uno de los mitos sobre el azúcar por excelencia. Es cierto que el organismo necesita la glucosa para funcionar. Es el principal combustible de nuestras células y de ella obtienen la energía necesaria. También del cerebro, el principal órgano demandante de glucosa, de la que necesita un aporte constante para funcionar.

El problema es que estamos confundiendo glucosa con azúcar. El sustrato energético que necesitan las células para funcionar es la glucosa y no el azúcar. La glucosa, aunque muchos no lo saben, está presente en muchos alimentos de consumo habitual: frutas, tubérculos, legumbres, entre otros.

Además, el organismo está puede echar mano de las reservas de glucosa (que almacenamos en forma de glucógeno en músculos e hígado) o puede convertir otros nutrientes en glucosa.  Por lo tanto, el azúcar no es un alimento necesario ni imprescindible. Este es uno de los motivos por los cuales las dietas cetogénicas han demostrado ser viables.

No superar los 50 gramos al día 

Lo primero que hay que tener claro es que el azúcar es un alimento con bajo valor nutricional, con lo que no es aconsejable hacer recomendaciones de consumo. Las ultimas directrices de la Organización Mundial de la Salud respecto al consumo de azúcares libres establecen que: “La cantidad de azúcares libres diaria no debería exceder de un 10% del total de kilocalorías consumidas”.

Recientemente, incluso, se han reducido a una cantidad inferior al 5%. Niveles superiores están relacionados con sobrepeso y obesidad en la población general, tal y como afirman los expertos. Además, en los niños, se relaciona con la aparición de problemas dentales como la caries.

Recordamos que los azúcares libres son aquellos que se añaden en la elaboración de los alimentos y no los que encuentran en ellos de forma natural.

Lo importante es entender que, con esta declaración, no se recomienda tomar hasta 50 gramos de azúcar al día. Lo que se hace es establecer un límite superior que no se debería sobrepasar. El azúcar añadido, cuanto menos, mejor.

El azúcar y la obesidad

La relación entre el azúcar y la obesidad no es un mito más sobre el azúcar, sino que tiene bastante evidencia cientifica detrás. El problema de la obesidad no puede reducirse a una cuestión de balance energético.

No se trata solamente de comer menos y gastar más. Ni tan solo de pensar si el azúcar es o no es un alimento hipercalórico. El foco no puede centrarse sólo en las calorías, sino de qué tipo de alimentos provienen las calorías.

Nuestro organismo reacciona de distinta forma según el tipo de carbohidrato que ingiramos. No es lo mismo bebernos un refresco azucarado, que comer un plato de garbanzos. Aunque al final nos aporten las mismas calorías, las reacciones fisiológicas que se desencadenan cuando tomamos azúcares libres pueden favorecer la aparición de obesidad.

Si bien es cierto que el azúcar no es el único factor implicado en la obesidad, un exceso de azúcar y de alimentos procesados en la dieta está directamente relacionado con obesidad. Asimismo, aumenta el riesgo de enfermedades asociadas a esta última, como la diabetes, la hipertensión o ciertos tipos de cáncer.

Mitos sobre el azúcar: las alternativas naturales son más saludables

A medida que ha ido creciendo la mala fama del azúcar de mesa, han ido apareciendo otros alimentos alternativos para endulzar nuestros platos : sirope de agave, azúcar de coco, azúcar moreno, miel fructosa miel de caña.

Pero… ¿son realmente más saludables? La verdad es que algunos de estos alimentos presentan un índice glucémico más bajo o aportan pequeñas cantidades de algunos nutrientes. Pero hablar de estos alimentos como alternativas sanas puede hacernos caer en el error de que son inocuos o beneficiosos para la salud. Pueden ser buenas opciones para dejar el consumo de azúcar blanco, pero lo ideal es ir acostumbrando nuestro paladar al dulzor natural de los alimentos.

Fuente: Diario22.ar, Medline Plus y Archivo personal

Consultor Medico: Dr. Rene A. Triviño G. - M.P. 5812 - Medicina Integrativa







Noticias relacionadas

19-04-2024   La naranja es muy conocida por su gran contenido de Vitamina C, pero, además de ...
18-04-2024  Aunque el café tiene su origen en Etiopía y la península arábiga, es una de las ...
17-04-2024   Las sopas son un alimento indispensable en la dieta, como lo demuestra su papel destacado en ...
16-04-2024  El ayuno consiste básicamente en abstenerse de ingerir algún tipo de alimento sólido y/o líquido. Es ...
15-04-2024   La alcachofa (Cynara scolymus) o alcaucil es una de las verduras de temporada del ...
12-04-2024   El helado es un alimento universal que se prepara a partir unos pocos ingredientes ...
11-04-2024   La achicoria (Cichorium intybus) es una hortaliza compuesta de hojas y raíces amargas, originaria ...
10-04-2024  Conocidas por evitar el estreñimiento y facilitar el tránsito intestinal, las ciruelas además de contener ...
09-04-2024   Todos conocemos el estragón (Artemisia dracunculus) o tarragón por su uso culinario; Pertenece a ...
08-04-2024   Los llamados baños de sol integrales, una práctica saludable que aumenta las defensas y ...





2024 - Todos los derechos reservados