08:55
Domingo
25/02/2024
Pronóstico de Tutiempo.net





En 1979, The Cure lanzaba "Boys Don't Cry" en Inglaterra. La canción trataba de un chico que perdió al amor de su vida y es demasiado tarde para pedir perdón. Entonces llora, pero intenta no hacerlo recordándose a sí mismo que los chicos no lo hacen, no porque sean machos y fuertes, sino porque es una forma de motivarse a no sufrir por amor.

Todo era un fracaso, las estaciones de radio no los tocaban, la prensa local no les daba espacios suficientes y los promotores no querían nada de The Cure, quienes, además, tenían una estética gótica y fuera de lo que en ese momento estaba en boga. Aún con ello la mandaron a Estados unidos, total, ¿qué más daba?

En Inglaterra, Robert Smith, vocal de la banda estaba seguro que sólo tenía que hacerle un par de ajustes para que sonara perfecta; Sin embargo, no hallaba una forma de darle una resignificación. Al final, lo logró y pidió que mandaran esa nueva canción a América. Lo hicieron porque no había nada que perder.

Una vez en América, la canción comenzó a sonar en las radios locales, logrando que las personas llamaran preguntando por el nombre y la banda. Sin embargo, en Inglaterra todo iba en picada. Así, se llevó a cabo un festival en el que The Cure estaba inscrito, pero los organizadores ya no querían a una banda como ellos en el cartel.

Según la cultura colectiva, había un contrato y al final debían estar presentes. Entonces, durante el backstage, conocieron a Motörhead, banda liderada por el legendario Lemmy Kilmister. Hubo rencillas, ya que Lemmy, directo como siempre, les dijo que su estilo era completamente ridículo, no eran metalheads, ni fresas, ni punks… sólo eran niños llorones que habían robado el maquillaje de su mamá para hacer su tristeza mucho más dramática. Robert y compañía no dijeron nada, pero salieron al escenario con más miedo del que tenían ya que no eran los más queridos por el público y ahora tenían mucho menos fe en sí mismos gracias a Lemmy.

Sin embargo, una vez arriba, dedicaron “Boys Don’t Cry” a Motörhead asumiendo que ellos llorarían al ver su actuación maravillosa sobre el escenario. No lloraron, pero la gente ovacionó a The Cure y al otro día la canción volvió a escucharse en las radios locales.

Se volvió un himno a la valentía, al romance y al amor propio, pero lejos de ello, se volvió la canción más preciosa de la banda ya que era una forma de llorar y de aclamar un poco de paz, pero el trabajo que le costó a The Cure posicionarse en el lugar que ahora tienen y cuya página es completamente única en la historia de la música. Además de que ha sido homenajeada por muchas bandas, inclusive, Motörhead les dio su propia bendición.







Noticias relacionadas

23-02-2024   A pesar de la evolución, conservamos la esencia de los antepasados de hace millones ...
22-02-2024   A continuación, vamos a hacer un breve repaso a este proceso de fabricación para que puedan, ...
21-02-2024   Tan sencillo como pulsar un botón. Las lavadoras han ayudado a liberar a las ...
20-02-2024   La veneración y el respeto a los héroes se cuentan entre las tradiciones más ...
19-02-2024   Una curiosidad, anécdota y respuesta asombrosa a una pregunta que todos quizás en algún ...
16-02-2024   Es una de las canciones más maravillosas la banda británica Coldplay, 'Fix you'; Debido a su ...
15-02-2024   Si hay un panificado que identifica a todo el Litoral argentino, ese es el ...
14-02-2024   Cada 14 de febrero millones de personas esperan con muchas ansias, alegría y entusiasmo ...
13-02-2024   Han existido durante décadas, pero recientemente han visto un resurgimiento de su popularidad, así que ...
12-02-2024  El Carnaval es una de las celebraciones más significativas y festivas de cuantas se dan ...





2024 - Todos los derechos reservados