21:54
Sábado
03/12/2022
Pronóstico de Tutiempo.net





La próxima líder de Italia estará limitada por la política, los mercados y el dinero.

A menos que las encuestas a pie de urna se equivoquen dramáticamente, el 25 de septiembre los italianos habrán elegido al gobierno más derechista en la historia de posguerra de su país. Se espera que una alianza tripartita gane más del 60% de los escaños en el parlamento; los Hermanos de Italia (FDI) parecen dispuestos a dominar el trío, y su líder, Giorgia Meloni, asumirá el cargo de primer ministro.

 

Los liberales se estremecen. El FDI tiene sus raíces en el neofascismo. En los discursos, Meloni critica a los inmigrantes ilegales y la “ideología progresista (woke)”. A principios de este año, les dijo a los conservadores estadounidenses que “toda nuestra identidad está bajo ataque”, y acusó a la Unión Europea de ser cómplice del “reemplazo” étnico. Defiende y admira a Viktor Orban, el primer ministro populista de Hungría. El ascenso de Meloni seguiría el éxito de los Demócratas de Suecia la semana pasada al convertirse en el segundo partido más grande de ese país, con una probable participación en el próximo gobierno. Marine Le Pen en Francia obtuvo el 41% de los votos en su carrera contra Emmanuel Macron en abril. Todos estos son signos de un poderoso cambio en el equilibrio europeo hacia la extrema derecha nacionalista. Hartos de los fracasos de los partidos establecidos, los votantes se decantan por los que no han sido probados.

 

Y los liberales no son los únicos que se preocupan. Los banqueros temen que Meloni se enrede con la Unión Europea (UE), sea blanda con las reformas y pierda el control de la enorme cantidad de deuda de Italia (2,7 billones de dólares, o más del 150 % del PIB). El FDI no tiene experiencia de gobierno (fue fundado en 2012 y obtuvo solo el 4% de los votos en las elecciones de 2018), y su coalición esperada incluirá a los partidos liderados por Silvio Berlusconi y Matteo Salvini, dos hombres poco confiables con un historial de relaciones complicadas con Bruselas. Ambos tienen muchas razones para chocar con Meloni, quien llegado a un lugar que cada uno cree que debería ser suyo. En un país que ha tenido 30 primeros ministros y más del doble de gobiernos desde 1946, esta no es una receta para la estabilidad.

 

¿Cuán ansiosos deberían estar los grupos políticos y los electores? Los riesgos son obvios. Pero también hay razones para tener la cabeza fría. Primero, considere la política social. Los miembros de FDI están fuertemente comprometidos con los valores católicos y muchos quisieran hacer retroceder el reloj. Pero Meloni ha declarado claramente que no tiene planes de derogar la ley que permite el aborto, que ha estado en vigor desde 1978 y goza de un sólido apoyo; un intento de revocarlo fue rechazado en un referéndum en 1981 por casi el 70% de los votantes. Lo mismo es cierto para los derechos de los homosexuales. Las uniones civiles homosexuales están permitidas desde 2016 y, aunque no existe un consenso a favor del matrimonio homosexual, tampoco existe la urgencia de eliminar las asociaciones. Seguramente se espera una represión a la inmigración ilegal, pero la última vez que Salvini estuvo en el gobierno, entre 2018 y 2019, prometió lo mismo, solo para descubrir que las obligaciones del derecho internacional y las normas de la UE imponían límites a lo que podía hacer.

 

La realidad es que Italia está restringida de muchas maneras, sobre todo por los roles desempeñados por su presidente elegido indirectamente y el jefe de su tribunal constitucional, un par de centristas impecables. Restricciones similares limitarán la cantidad de daño a la UE que Meloni podría causar, incluso si ella quisiera. Es cierto que, al igual que Salvini, en el pasado ha hablado de desechar el euro o incluso de abandonar el propio bloque. Pero ambos han comprendido que la pertenencia a la UE es popular en Italia, donde el 71% de la gente apoya el euro. Meloni ya se ha comprometido a seguir el plan de reforma elaborado por sus predecesores y aprobado por la Comisión Europea, que viene con unos prácticos 200.000 millones de euros (198.000 millones de dólares) de dinero para la recuperación de la pandemia.

 

Un cambio de rumbo cortaría el suministro de dinero. También significaría que Italia dejaría de ser elegible para recibir apoyo bajo el nuevo instrumento de compra de bonos del Banco Central Europeo (BCE). Provocaría una crisis en los mercados, y Meloni lo sabe. Los expertos dicen que está tratando de encontrar un banquero tranquilizador para que se desempeñe como su nuevo ministro de Finanzas y un respetado proeuropeo para que sea su ministro de Relaciones Exteriores. Tranquilizar es la misión de Meloni, y en esto ella es diferente del Salvini, un agitador poco confiable. Que sea ella quien haya subido a lo más alto de la pila de los derechistas es la mejor noticia en una situación inquietante.

 

Hay una ventaja indudable más para el probable nuevo primer ministro de Italia. A diferencia de Salvini y Berlusconi, o incluso de Le Pen y Orban, Meloni no es fanática de Vladimir Putin. Desde la invasión de Ucrania, ha sido una voz fuerte y firme de apoyo a Ucrania y la OTAN.

 

No obstante, Meloni se enfrenta a dificultades desalentadoras. La economía de Italia es improductiva y está obstaculizada por problemas estructurales, culturales y demográficos. Desde 2000, el PIB per cápita no ha crecido, como debería hacerlo si Italia quiere hacer frente a su stock de deuda. Casi una cuarta parte de los jóvenes italianos no tiene empleo, ni educación ni formación. El plan de reforma respaldado por la UE está destinado a ayudar a corregir esto, pero el cambio será largo y lento, si es que sucede. Será necesario impulsarlo durante una década o más, no durante los 17 meses que manejó Mario Draghi, el primer ministro saliente.

 

¿Es Meloni la persona adecuada para empujar la economía? Nada en sus discursos sugiere que ella entienda la necesidad de competitividad. De hecho, favorece la nacionalización y el proteccionismo radicales, aunque no podrá lograr ninguno de los dos.

 

Esperanza, pero con un plan

 

¿Qué pasa si la economía va mal? Después de años de fijar las tasas de interés en cero o por debajo de cero, el BCE las subió 0,75 puntos porcentuales este mes. Se pronostican nuevos aumentos para este año. Si las cosas se ponen realmente difíciles, ¿trabajará Meloni con calma con la UE y el BCE, o cambiará al modo totalmente populista, como lo hizo Grecia hace una década? Una líder asediada, con Salvini pisándole los talones, que trató de apuntalar su popularidad culpando a la UE por los problemas de Italia sería una perspectiva muy diferente a la de Meloni que se ofrece ahora. Sin embargo, aquí también hay un poco de consuelo. Meloni necesita a la UE porque Italia no puede asumir su deuda sin la ayuda de Bruselas. Europa debe aceptar con calma la decisión democrática de Italia de elegir a Meloni y ayudarla a tener éxito, al mismo tiempo que le advierte en privado lo perjudicial que sería una pelea tanto para Italia como para la UE.

 

 Infobae







Noticias relacionadas

03-12-2022   Claudio Ambrosini, presidente del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), participa del Congreso Latinoamericano de ...
02-12-2022  Así le confirmó al embajador argentino, Daniel Scioli, antes de asumir la presidencia del vecino ...
02-12-2022  Ocurrió en el vecino país de Paraguay y se viralizó por redes sociales. ...
01-12-2022  Gabriela Tezanos Pinto viajó a Canadá hace 21 años a una conferencia de ballenas. Siguió ...
30-11-2022  Un empleado de la Embajada de Ucrania en Madrid ha resultado herido leve tras la explosión de ...
29-11-2022  Dos conductores protagonizaron una escena de terror por una importante vía del centro de Medellín. ...
29-11-2022  Un último intento de paz por parte del presidente estadounidense en ese momento fue el ...
28-11-2022  El presidente de la comunidad musulmana en Argentina habló en "Informativo Federal a las 20" ...
26-11-2022   Shauna tiene 23 años, sin embargo padece una extraña enfermedad, y su cuerpo parece ...
25-11-2022  El delincuente, que aún no fue identificado, asesinó a dos docentes y una alumna. El ...




COMENTARIOS (0)



2022 - Todos los derechos reservados